Sistemas biológicos aerobios.

La mayoría de la plantas de tratamiento de aguas residuales instaladas en Bodegas y en empresas de sector alimentario disponen de sistemas biológicos aerobios.

Este tipo de tratamientos, para un determinado caudal y carga, son más caros de implantar que los sistemas anaerobios, pero son más simples de mantener. Por otra parte son sistemas que tienen un mayor consumo de energía eléctrica.

Los sistemas de Fangos Activados, en sus diferentes modificaciones, son los más ampliamente instalados.

Para vertidos más exigentes a cauce público, o para instalaciones en las que se quiera recuperar el agua para darle un reuso, la solución son los MBR. Los sistemas de membrana trabajan con elevados contenidos de sólidos en suspensión, lo cual permite reducir el espacio ocupado para la implantación, además de que por el propio sistema, con filtración tangencial, se consiguen unos efluentes de elevada calidad.